Síguenos en Facebook

¿Por qué jugar con marionetas?

¿Por qué jugar con marionetas?

Jugar con títeres ofrece enormes beneficios para el desarrollo en la infancia. Las marionetas son una excelente manera de captar la atención y despertar la imaginación de niños de todas las edades. El uso de títeres es una forma divertida de promover nuevas habilidades expresivas y creativas, y la comprensión y la práctica de conceptos y hábitos sociales.  

De hecho, son extremadamente útiles como un juguete educativo que conecta de forma natural el juego con el aprendizaje.

Los niños pueden usar marionetas para desarrollar historias, escenarios y formas razonadas de resolver problemas, resultando una herramienta idónea para fomentar su imaginación.

En lo relativo a las habilidades sociales, los títeres pueden aumentar su capacidad de comunicación y sus cualidades para relacionarse, al proporcionarles un sinfín de oportunidades en realidades simuladas para interactuar con los títeres y definir su comportamiento, permitiéndoles también practicar estas habilidades en grupo, mediante juegos de marionetas con otros niños.

En relación al desarrollo emocional de los niños, los títeres pueden apoyarles al convertirse en un buen amigo, un confidente con quien desahogarse, o pueden encontrar una forma de comunicarse con otros niños o con adultos, en el caso de que no se sientan cómodos o seguros para expresarse directamente.

Jugar con títeres también puede aportar confianza a la hora de leer en voz alta y hablar en público, ya que los niños pueden estar más cómodos y dispuestos a hablarle o leerle a un títere, o través de él, venciendo poco a poco su timidez, inseguridad o nerviosismo.

Las marionetas pueden despertar la afición a la música, y la comprensión y la práctica de los movimientos rítmicos, alentando la coordinación motriz y el control motor grueso y fino. Además se pueden emplear para enseñar a los niños las letras o bailes de nuevas canciones.

Los títeres pueden ser una fantástica herramienta para comprender y expresar todo tipo de emociones, a través de juegos dramáticos que doten de personalidades marcadas por una característica emocional a los distintos personajes del cuento, permitiendo que los niños empaticen con ese estado de ánimo y desarrollen un comportamiento de su personaje acorde al mismo.

En definitiva, los títeres pueden cantar, bailar, hablar en rima, reír y llorar, mostrar emociones y reaccionar ante el dolor, el miedo, la alegría, la agresión, la frustración, el amor, la vergüenza, o la ansiedad, y también pueden transmitir conocimientos, tradiciones y valores, captando toda la atención de los niños y educándolos de la mejor manera posible, a través de la diversión.

¿Te apuntas a disfrutar de todos estos beneficios? ¡Descubre nuestra fantástica colección de títeres y guiñoles en la sección de Juegos Teatrales!

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url with http://)
* Comment:
Type Code