Síguenos en Facebook

MARCELINO ORBÉS ¡EL MEJOR PAYASO DEL MUNDO!

MARCELINO ORBÉS ¡EL MEJOR PAYASO DEL MUNDO!

Marcelino, el mejor payaso del mundo.


Isidro Marcelino Orbés Casanova, nació en Jaca el 15 de mayo de 1873. Treinta años más tarde, el hijo de aquella humilde familia aragonesa se convertiría en el mejor payaso del mundo. Ésta es su historia:

Sus comienzos son inciertos, únicamente se conocen una serie de leyendas inverosímiles y contradictorias que él mismo se encargó de transmitir a su público a lo largo de su carrera, como que siendo un niño se durmió en la jaula de los leones y que cuando despertó, un payaso le salvó, para posteriormente tomarlo como aprendiz y enseñarle el oficio, o que se presentó ante un jefe de pista dando siete volteretas y gracias a esta peculiar forma de ofrecer sus servicios fue contratado, etc, etc...

Sea como fuere, lo que es seguro es que Marcelino comenzó colocando sillas en el circo Alegría, que en aquel momento era el mejor de España, y allí se fue perfilando como acróbata. Unos años más tarde, de espectáculo en espectáculo, dio el salto a Europa y recorrió el continente casi por completo: Francia, Alemania, Italia, Holanda, Bélgica, hasta que a finales del XIX llegó a Gran Bretaña. Allí, forzado por una grave lesión, fue desarrollando un estilo propio que iba desde el clown acrobático hasta el mimo puro, y poco a poco, fue alejándose de las piruetas para ir adoptando papeles cómicos de “augusto”, su verdadera vocación, que en ese momento causaba auténtico furor en toda Europa.

Llegó el siglo XX, y con él, el triunfo absoluto de Marcelino en el recién inaugurado Hippodrome. Se convirtió en el aclamado “Ídolo de Londres”, y compartió cartel con un jovencísimo Chaplin que daba sus primeros pasos en el mundo del espectáculo, y con la legendaria familia Fratellini, y con el gran mago Houdini... Y todos ellos quedaron fascinados por el arte del ya conocido como “el príncipe de los payasos”, hasta tal punto que no son pocos los expertos que señalan las notables semejanzas entre el personaje que creó Orbes y los que posteriormente, en el cine, llevaron a la fama a Buster Keaton, Harold Lloyd, o el ya mencionado Chaplin, del que se dice que encontró en Marcelino la inspiración para el mítico uso del bastón de su Charlot.

En 1905, arropado por cientos de niños que le despedían al grito de "¡Marcelino, no te vayas!", abandonó Londres y viajó a Nueva York para presentar su espectáculo en el nuevo y magnífico Hippodrome que allí se acababa de inaugurar. Aquella ciudad también se rindió a sus pies, y rápidamente su espectáculo disfrutó de un éxito rotundo. Tanto fue así, que pocos meses después de su debut firmó un contrato vitalicio de mil dólares semanales, toda una fortuna para la época.

Pero entonces, como tantas otras veces ha ocurrido en el mundo del espectáculo, en el que prometía ser su mejor momento, la suerte, sin más, dejó de sonreírle, y a principios de la década de 1910 comenzó el declive definitivo de su carrera.

Fracasó estrepitosamente en el intento de montar su propia compañía, un duro golpe que le condujo a retirarse airado del mundo del espectáculo para abrir un restaurante, lo que acabó por llevarle a la ruina. Se recuperó. Abrió otro restaurante, y también fracasó.

Entonces, cuando el cine ya había irrumpido como la nueva forma de entretenimiento popular, Marcelino trató de volver a los escenarios, pero la fortuna ya no le volvería a sonreír. En 1918 entró en la compañía de payasos del Barnum and Bailey, y en 1920 en la del Sells Floto, sin que el éxito le acompañara en ninguna de ellas. Después llegaron actuaciones erráticas en pequeñas salas y bares, hasta que en 1927, un derrotado Isidro Marcelino Orbes Casanova se quitó la vida en una solitaria habitación de hotel, y su figura acabó cayendo en el olvido.

“Marcelino. Muerte y vida de un payaso”, libro de Víctor Casanova, publicado por Pregunta Ediciones con motivo del 90 aniversario de la muerte del artista, indaga en las luces y las sombras de la historia del payaso, tan grande en su época como olvidado en el presente. Esta obra recupera su memoria a través del rastreo de sus huellas en documentos y archivos de la época, fotografías inéditas, carteles, programas y revistas especializadas de todo el mundo, persiguiendo cada pista hasta rehacer un relato veraz y completo, que narra con emoción y poesía la búsqueda de la verdadera historia de Marcelino Orbés, el aragonés que llegó a ser el mejor payaso del mundo.

Descúbrelo en la sección de "LIBROS Y CUENTOS" de www.cirquemagique.com, o en la librería circense de la tienda de Cirque Magique, en C/ San Lorenzo 7, local 3, Zaragoza.

¡¡PASEN Y LEAN!!

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url with http://)
* Comment:
Type Code